fbpx
Bolsas Vinçon, referentes del diseño en Barcelona

Vinçon inolvidable

Hace poco más de un año, una de las tiendas más icónicas de la ciudad de Barcelona cerró sus puertas para dejarnos un poco más huérfanos, Vinçon se despedía de todos nosotros el 30 de junio de 2015. Si vivías o visitaste la ciudad de Barcelona antes de esa fecha, seguro que conocías Vinçon, un auténtico referente del mundo del diseño y la decoración, situado en una de las arterias principales de la ciudad, en pleno Paseo de Gracia, en un edificio de estilo modernista catalogado que forma parte del Patrimonio Arquitectónico de Barcelona, proyectado en 1899 por el arquitecto Antoni Rovira i Rabassa, que perteneció al gran pintor Ramon Casas i Carbó, uno de los genios que desarrolló su faceta artística alrededor del mundo de la pintura y la cartelería, hechos que contribuyeron a definir y perfilar el concepto de modernismo catalán.

Fachada y neones rojos con la marca Vinçon
Foto vía mlmrarquitectos.com

 

Orígenes de Vinçon

 

Enrique Levi y Hugo Vinçon, se asociaron en 1934 para fundar una empresa que importaba porcelana, cristalería y loza fina, de la antigua Checoslovaquia, para inaugurar en 1941 la primera tienda bajo el nombre de Regalos Hugo Vinçon.

Vinçon, orígenes de una tienda icónica del diseño en BarcelonaFoto vía vincon.com

 

La familia Amat, los últimos propietarios de Vinçon se incorporaron un año más tarde, gracias a la contratación de Jacint Amat como vendedor.

A partir de los años 50 se incorporan también, los hijos de Jacint Amant, Joan y Ferran, los actuales propietarios que adquirieron el sello inconfundible Vinçon, en 1957.  A partir de los años 80, lo hacen la tercera generación Amat, Sergi, Juan Enrique y Yolanda.

Tras superar los difíciles años de 1951 a 1966, la familia Amat se plantea en 1967 una renovación radical de la filosofía y negocio de Vinçon para ofrecer una oferta muy distinta a la que el gran público estaba acostumbrado. A partir de entonces, Vinçon se convirtió, año tras año, en uno de los establecimientos más singulares y representativos de la ciudad, en el que podías encontrar los objetos de diseño más sorprendentes.

Fue en el año 1973 cuando se realizó la apertura de la Sala Vinçon, gran referente artístico y cultural de Barcelona, hasta el último día.

A partir de la década de los 90 y con la llegada de las Olimpiadas de Barcelona 92, el gran público se acercó para descubrir Vinçon como si se tratara de un establecimiento recién inaugurado, -cuando realmente contaba ya con más de medio siglo de historia-.

En 1998, Vinçon resulta ganadora del Premio Nacional de Diseño, por lo que decidieron adquirir una antigua fábrica, en el barrio de Salamanca de Madrid y así expandir el concepto Vinçon también a la capital. En 2010 se abandona el proyecto en Madrid.

 

Vinçon, un referente en el mundo del diseño y la decoración

 

Productos de diseño en VinçonFoto vía vincon.com

 

Para los que disfrutamos, casi a diario de Vinçon, el anuncio de su cierre se convirtió en un jarro de agua fría, un auténtico motivo de tristeza y sentimiento de lástima, al ver que la ciudad estaba perdiendo sus establecimientos más auténticos en favor de las marcas, especialmente de moda, que no paran de abrir nuevas tiendas, para convertir la ciudad en un centro comercial más, eliminando la esencia e identidad que tanto nos caracterizaba. Vinçon inolvidable, Gratacós y sus espléndidos escaparates en la esquina de Paseo de Gracia con Diagonal, el auténtico colmado Quílez de Rambla de Cataluña o, muy pronto, La Selecta, una exquisita mercería, de las más antiguas de la ciudad, también en Rambla de Cataluña…

Si cerramos los ojos, todavía podemos disfrutar de un paseo por la planta baja de Vinçon, entre paredes negras y un look cercano al industrial, sorprendiéndonos con cada uno de los objetos que se vendían, con cada una de las propuestas en decoración, cocina, iluminación, libros, mobiliario y complementos de gran singularidad y estilo inconfundible.

Si volvemos a cerrar los ojos todavía podemos imaginarnos recorriendo el piso noble en el que podíamos contemplar las colecciones de diseño más importantes del mundo en un entorno en el que el respeto hacia la esencia modernista del espacio de la planta principal, convivía en armonía con mobiliario de corte contemporáneo, para acceder posteriormente a la fabulosa terraza interior, uno de los patios más increíbles y maravillosos del distrito del Eixample, desde el que se podía admirar la fachada posterior de la archiconocida La Pedrera, una obra maestra del genial Antoni Gaudí.

Todavía ahora permanecen en nuestra memoria y nuestra retina, inolvidables, los escaparates de Vinçon, tratados de forma personal e innovadora, diseñados por Antonio Iglesias, artífice del trabajo conceptual de composición, con el que creaba un mensaje, en muchas ocasiones de denuncia, para causar un impacto sorprendente en los viandantes que pasaban por casualidad frente a Vinçon, barceloneses y turistas que poco a poco descubrieron la autenticidad y sentido de este lugar mágico e imprescindible.

Y no podía ser menos, recordar las bolsas de Vinçon, un exhaustivo trabajo de diseño gráfico que las convirtió en elementos iconográficos de la ciudad, convirtiéndose en motivos de coleccionismo y auténticos objetos de culto. Grandes profesionales y diseñadores participaron en la creación de las bolsas de Vinçon, entre los que destacan, George Hardi, Mariscl, Juli Capella, Bárbara Kruger y Pati Núñez, diseñadora –entre otras ediciones-, de la última bolsa, todas ella creadas a partir del logotipo diseñado por América Sánchez en 1972.

diseño de las bolsas de Vinçon

Foto vía vincon.com

 

Tampoco el equipo que formamos You Can Deco podremos olvidar lo que Vinçon ha significado para nosotros y varias generaciones de clientes y profesionales, dejándonos, tal y como hemos dicho al principio, un poco más huérfanos.

¿Conociste la tienda Vinçon? ¿Qué es lo que más echas de menos? Explícanoslo en la sección de comentarios.

Foto de la portada vía vincon.com
No hay comentarios

Publicar un comentario