fbpx
Pedir un presupuesto para reforma: ¿quién es quién?

Pedir un presupuesto. Autónomos vs empresa.

Arquitecto, constructor, diseñador de interiores, aparejador, industrial, promotor… ¿Quién es quién? Casi como si se tratara del famoso juego, adivinar qué profesionales intervienen en una reforma, saber lo que hacen y qué se les puede pedir (o exigir educadamente) o qué no antes de pedir un presupuesto reforma. Además te explicamos qué es un centro de trabajo, te ayudará a sobrellevar el tiempo que dure la rehabilitación, con un poco más de alegría y menos disgustos.

Vamos a intentar explicarte qué profesionales pueden intervenir en una reforma.

 

Ten en cuenta que en cualquier tipo de reforma sea de menor o mayor envergadura siempre intervienen dos partes esenciales, el promotor y el constructor.

En este caso, tú eres el promotor (como propietario de la vivienda) y el constructor es la empresa o profesionales autónomos a los que vas a contratar para llevar a cabo las obras.

Además, en función del tipo de obra necesitarás también una figura que trabajará entre los dos, como asesor en aspectos técnicos, realizará el proyecto, controlará la ejecución de la obra e intervendrá en cuestiones legales mediante la firma y el visado aprobado por el colegio profesional al que corresponda. Este perfil de profesional es el conocido como técnico y en él se engloban los arquitectos, interioristas y aparejadores, una figura imprescindible para llevar a buen puerto una obra de reforma importante.

Una cosa que debes saber es que los interioristas también tienen colegios profesionales, y pueden visar las obras con las competencias que tienen atribuidas. No pueden firmar ninguna obra en la que haya un cambio o modificación de la estructura, para lo que si se requeriría a un aparejador u arquitecto, pero no obstante al ser precisamente expertos en las reformas y rehabilitaciones siempre están rodeados de los mejores técnicos competentes que sean necesarios para cada fase o exigencia de la obra.

Podrías pensar que no es necesario contratar los servicios de un técnico pero, acabarás agradeciéndolo, un interiorista o arquitecto te proporcionará toda la ayuda que necesites, propondrá buenas soluciones para tu reforma e impedirá que aparezcan sorpresas e imprevistos, por lo que a la larga, acabarás ahorrando dinero. Se trata de una buena inversión, no lo dudes.

 

Para pedir un presupuesto detallado y con garantías ponte en contacto con un interiorista o arquitecto, explícale todas tus ideas y lo que te gustaría hacer. El técnico comprobará qué tipo de licencia (de obra menor u obra mayor) se necesita para realizar la reforma. Realizará el proyecto necesario y la documentación para obtener todos los permisos.

Además, cuando acabe la obra, el aparejador, arquitecto o diseñador de interiores te ayudará a formalizar y regularizar toda la documentación legal de tu nueva vivienda como el catastro, habitabilidad, primera ocupación, certificados energéticos, etc.

Ten en cuenta que “las prisas no son buenas consejeras”, si has leído nuestro artículo Pedir presupuesto de reforma. Pasos previos, habrás descubierto cuáles son los pasos que debes seguir para elegir correctamente un presupuesto, porque elegir la empresa que va a realizar tu reforma es probablemente la decisión más importante que debas tomar, tómate el tiempo necesario, define concienzudamente todo lo que quieres y busca o pide referencias de los profesionales que van a intervenir.

La profesionalidad de la empresa a la que le vas a pedir presupuesto resultará un aspecto clave que deberás tener también muy en cuenta.

 

Del mismo modo que tú necesitarás un tiempo prudencial para no precipitarte, los profesionales que selecciones también lo van a precisar. No se trata de esperar demasiado tiempo hasta que se pongan en marcha pero, procura no presionar excesivamente. Evitarás chapuzas y malas decisiones, también por su parte.

Existen algunos indicios que te ayudarán a valorar la empresa a la hora de pedir un presupuesto:

 

1-Si la empresa a la que vas a contratar valora los trabajos sin estudiar la obra ni toma las medidas pertinentes in situ, parece que está realizando una valoración “a ojo”, poco profesional, ¿no crees?

¿Te gustaría recordar cómo podrías tomar tú mismo las medidas de tu futura casa? No te pierdas el artículo Herramientas. ¿Cómo dibujar un esbozo de tu casa? ¡Te será de gran ayuda!

2-Pide referencias a otros clientes que hayan trabajado con esta empresa, su grado de satisfacción puede ayudarte a valorar correctamente.

3-Fíjate también, aunque pueda parecer un aspecto totalmente secundario, en la imagen que ofrecen sus trabajadores, instalaciones, incluso vehículos. Si una empresa no tiene un poco de cuidado en sus cosas, es probable que no lo vaya a tener con las tuyas.

4Ponte en manos siempre de profesionales acreditados. Es importante que además cuenten con un seguro de responsabilidad civil profesional que les cubra en caso de accidente.  Y, en tu caso, asegúrate que tienes un seguro del hogar que cubra los posibles daños que se pudieran producir en la comunidad de vecinos y, por supuesto, en tu vivienda.

Sobre este punto, si vas a contratar a una empresa, esta deberá crear un centro de trabajo antes de que se inicien las obras.

Ahora es cuando te preguntas, ¿qué es un centro de trabajo? Se trata de uno de los aspectos clave que necesitas conocer, antes de realizar cualquier tipo de reforma.

 

Podríamos definirlo como cualquier área, en la que los trabajadores necesiten permanecer o a la que deban acceder por razón de su trabajo; es decir, si tu futura casa requiere una rehabilitación, que implique obras de menor o mayor envergadura y unos profesionales trabajarán en ella, durante un tiempo determinado, se considera como su centro de trabajo.

Esta comunicación de la apertura de un centro de trabajo deberá realizarse con anterioridad al comienzo de las obras, tendrá que estar expuesta de forma visible, se mantendrá permanentemente actualizada, -en el caso que haya modificaciones no contempladas inicialmente- y se efectuará, por el contratista elegido. Por ese motivo, deberás facilitar los datos que éste te requiera para que se pueda cumplir con este tipo de obligación.

No te asustes, consúltalo a tu contratista, arquitecto, interiorista o aparejador y ¡verás que resulta más sencillo de lo que parece!

 

5-Deja que lo estudien perfectamente y sobretodo que quede muy claro que no aceptarás extras que no procedan directamente de peticiones tuyas, que no estén incluidas en el presupuesto aceptado.

6-Pide siempre que te facturen con IVA y no tan sólo para aportar beneficios al arca pública, como buen ciudadano que eres… Podrás deducirte por las obras y, lo más importante, reclamar si la reforma se termina de forma incorrecta.

En definitiva, conocer personalmente a los profesionales que vas a contratar, pedir los presupuestos convenientemente detallados y tener muy claro qué es lo que te gustaría y qué no, te ayudará a tomar las decisiones más acertadas para que la reforma de tu casa sea un éxito rotundo.

¿Cuáles son tus experiencias con profesionales del sector? Nos gustaría que lo explicaras en nuestra sección de comentarios.

Foto de portada del juego de mesa Quien es Quien vía karenkavett.com

 

No Comments

Post A Comment