fbpx
¿Puedo tirar una pared maestra? Asesórate con profesionales al realizar una reforma integral

Pared maestra: ¿la tiro o no la tiro?

Ha llegado ese momento en el que tienes clara la distribución de tu nueva casa, -gracias al plano a escala que has dibujado, siguiendo las premisas que te indicamos en nuestro artículo Herramientas. ¿Cómo dibujar un esbozo de tu casa?-; te plantas frente a esa pared que, sinceramente te molesta y la harías desaparecer en un abrir y cerrar de ojos, pero te preguntas… ¿Es una pared maestra?

¿Puedo tirarla sin contemplaciones?

 

No te vamos a engañar, empezaremos diciéndote que NO. ¡No te atrevas a coger ningún mazo para descargar todo el estrés que has acumulado durante el tiempo que has estado buscando tu nuevo piso!! Si quieres puedes contactar con un coach de interiores You Can Deco  que te ayudará a  obtener un presupuesto aproximado del coste de tu reforma y, una vez hayas decidido las acciones que quieres realizar así como los materiales, mobiliario y luces que quieres instalar, contacta con un profesional para que acabe de definir el proyecto según tu distribución real y normativas legales.

Piensa que la pared maestra es aquella sobre la que se apoya la estructura de la vivienda, como bóvedas, arcos, viguetas de forjado, vigas o la cubierta, además de utilizarse como pared separadora de ambientes.

 

Imagínate lo que podría pasar si decides derribarla, así porque sí, sin consultar a ningún profesional experto, sea un aparejador, un arquitecto o, incluso un diseñador de interiores.

¿Y cómo puedo diferenciar una pared maestra de un tabique?, te preguntas. Empieza con un gesto muy sencillo, golpéala con el puño cerrado, si el sonido es macizo y sordo, efectivamente, es una pared maestra.

Fíjate además que es más gruesa que las demás, acostumbra a medir más de 15 cm de grosor, en cambio, los tabiques son más finos.
¿Quieres hacer una reforma integral y necesitas asesoramiento profesional?

Éstos últimos, en muchos casos, sí que pueden modificarse para comunicar estancias y conseguir espacios diáfanos más amplios aunque, en cualquier caso, deberías también consultar con un profesional, ya que,también  los tabiques pueden acabar convirtiéndose en un elemento estructural de carga, con el paso de los años, hecho que condiciona también su posible modificación, tras el estudio realizado por el técnico correspondiente.

Este cambio se produce debido al movimiento y asentamiento de los edificios con el paso del tiempo. En construcciones de más de 40 años de vida incluso un armario de cocina de los que se hacían antaño de obra puede llegar a convertirse también en un elemento estructural, por lo que te recomendamos que lo consultes siempre con un profesional, sea el tipo de pared que sea, especialmente cuando el edificio es anterior a 1970.

Cuestión de medidas: en función de la época en la que estuvo realizado el edificio se utilizaba un tipo de ladrillo u otro. Los perforados (geros), los huecos (tochanas) o los macizos, en formato catalán miden como mínimo 14 cm, mientras que los macizos o perforados en formato castellano o métrico, 24 cm. Los muros de piedra (de mampostería o sillería) miden entre 40 y 50 cm y los bloques de hormigón, 20 cm.

En el caso de que se pueda modificar, tras un estudio exhaustivo y un informe técnico realizado por un aparejador, o arquitecto (los interioristas también podrían orientarte, ya que tienen mucha experiencia en este tipo de acciones, y cuentan siempre con técnicos colaboradores en sus equipos aunque no puedan firmar obras mayores) y tras la presentación de la correspondiente documentación, –autorizada y visada por el Colegio profesional que competa-, a la comunidad de vecinos, deberá apuntalar con refuerzos, mediante una viga o perfil que corresponda al cálculo estructural realizado, para compensar el daño al que se ha visto sometida la estructura.

Además, es necesario tener en cuenta la altura real del piso a reformar.

 

El cálculo estructural será distinto si se realiza en una vivienda situada en un primer piso o en un principal (debe soportar un peso mayor) que el de otro situado en un cuarto o en un ático. Probablemente, un tabique construido en un ático, sin pisos por encima, se podrá eliminar sin ningún tipo de dificultad.

Para completar el informe y el proyecto será necesario consultar el plano original de la vivienda de forma que se pueda determinar también, si por la pared discurre alguna tubería de gas o agua o cualquier tipo de cable eléctrico, para desplazarlos hacia otras posiciones, en el caso que pueda derribarse la pared maestra, inclusive el tabique.

Diferencias entre obra mayor y obra menor, para solicitar la licencia correcta a través de un profesional

 

1-En el caso de obras de nueva planta, ampliación de superficie, altura o volumen de construcciones y edificaciones existentes o reformas y rehabilitaciones integrales, también de edificaciones ya existentes, hablamos de Obra Mayor, hecho que precisa de un tipo de licencia concreta, la licencia de obra mayor.

2-Entendemos por Obra Menor, aquel tipo de intervenciones que, por su sencillez técnica y escasa o nula modificación estructural, se consideran como tal, por consiguiente, tan sólo será necesaria la licencia de obra menor.

3-En el caso que impliquen modificación de usos como el cambio de uso de vivienda, afecten, modifiquen o incurran en elementos comunes del edificio, elementos estructurales, condiciones de seguridad y ubicación de conductos generales de saneamiento vertical, aspecto de fachada o ventilación, se consideran también Obras Mayores.

Consejos You Can Deco:

Intenta diseñar la distribución de tu vivienda afectando el menor número de paredes posible, a priori siempre parece más fácil tirarlo todo, y empezar de cero, pero si le das una vuelta de tuerca a tu diseño inicial seguro que encontrarás la forma de minimizar los derribos, lo que se traducirá en una obra más rápida y económica.

 

Si, como parece, las reformas que vas a realizar afectan a un elemento estructural, no sólo a la pared maestra, también si quieres modificar cualquier pilar, viga, forjado (techo) o cubierta, necesitarás una licencia de obra mayor, facilitada por el ayuntamiento correspondiente, que solicitará un técnico competente designado directamente por ti o recomendado por los profesionales a los que hayas encargado la reforma. Déjalo en sus manos para ahorrarte dolores de cabeza. Una vez tengas claro que paredes vas a tirar o dejar en pie, podrás realizar la distribución de tu vivienda y pedir el presupuesto reforma correspondiente. ¡Manos a la obra!

¡No lo dudes, asesórate con un buen profesional para realizar todo aquello necesario, antes de tomar la decisión definitiva!

Foto de la portada vía Unsplash – Foto ©Ashim-Silva
No hay comentarios

Publicar un comentario