fbpx

Reformas: instalar un suelo de parquet

Seguramente, tomar la decisión de instalar un suelo de parquet te dé más dolor de cabeza de lo que pensabas al principio y no porque sea una determinación equivocada, al contrario, si no por la cantidad de propuestas distintas que puedes encontrar el mercado, los diferentes tipos de instalación y muchas preguntas que te surgirán cuando te enfrentes a ello.

Si quieres hacerte una idea de cómo podría quedar un color o textura de parquet en cualquiera de los espacios de tu casa, contacta con tu coach de interiores You Can Deco que te dará acceso a YCD app y prueba diferentes opciones ¡en un abrir y cerrar de ojos!

Por ese motivo queremos orientarte para que aciertes, antes que desesperes y decidas dejar el suelo viejo, tal y como lo tienes… Antes de empezar deberías saber que si vas a instalar un suelo de parquet y para solicitar su correspondiente presupuesto poner parquet, es importante que te preguntes: ¿qué material debo elegir?, ¿cuál es el presupuesto que tengo? o ¿quiero hacerlo de la forma más rápida y sencilla o estoy dispuesto a meterme en obras de cierta magnitud? En función de tus respuestas podrás encontrar fácilmente el camino hacia un tipo de opción u otra.

 

Las tres formas de instalación más comunes a la hora de instalar un suelo de parquet siguen siendo encolado, flotante y entarimado:

 

Parquet encolado

Es el sistema tradicional y consiste en encolar el parquet de madera directamente al suelo original. Si el pavimento no viene pre-barnizado, será necesario acuchillar (lijar) y barnizar con dos o tres manos de barniz, como mínimo.

Se trata de la forma de instalar un suelo de parquet más complicada, ya que es necesario realizar obra y la solera debe estar firme y correctamente nivelada. Eso sí, este tipo de instalación garantiza una pisada silenciosa  y una durabilidad mayor. Además, podrás elegir entre multitud de diseños que pueden realizarse gracias a este tipo de instalación.

 

Parquet flotante

En este caso podríamos englobar los pavimentos de madera que se instalan sin fijar al suelo anterior, se sujetan entre las mismas piezas y se suelen colocar sobre una base de espuma de polietileno, de entre 2 y 3 mm de espesor que sirve para aislar la humedad, el ruido y compensar y amortiguar la irregularidades existentes en el suelo original.

La colocación resulta mucho más cómoda que la anterior ya que el pavimento va instalado sobre el suelo original. Su fácil limpieza, la convierte en una de las opciones más populares. Las lamas se encajan por medio de uniones machihembradas, como si fuera un puzzle. Además, encontrarás el sistema en clic, que convierte el montaje, -rápido y sencillo-, en una opción que incluso tú, puedes realizar (si tienes un poco de mano, claro; en el caso contrario, ¡déjalo mejor en manos de un profesional!).

Parquet entarimado o tarima

Así se llama el parquet macizo machihembrado que va clavado sobre una base de listones de madera, ligeramente separados entre sí. Realmente se ha convertido en una de las opciones menos utilizadas, debido a la complejidad de la instalación.

¿Cómo distingo el parquet natural de uno sintético?

 

No resultará difícil que te equivoques al intentar distinguir si un suelo es de madera o no. En la actualidad existen pavimentos laminados que imitan muy fielmente al acabado de la madera.

 

Una alternativa más económica que se caracteriza por una composición en capas que los convierte en una opción más resistente al desgaste. Se trata de paneles o láminas fabricadas con derivados de la madera natural, unidas por resinas de gran consistencia. Estas características convierten a los pavimentos laminados en una opción especialmente resistente a los impactos y la humedad.

Se componen por un tablero de fibras de alta densidad, la capa decorativa de melamina que imita el dibujo, nudos y betas de la madera y una película transparente que protege el laminado. Eso sí, a diferencia de los suelos de madera auténticos, cuando se desgastan, no pueden ser acuchillados para recuperar su belleza original.

El parquet de madera natural se compone, lógicamente por lamas de madera natural. Puedes encontrarlos formados por una, dos o tres lamas de madera natural y el más caro y de mayor calidad es el que está compuesto por una sola lama.

 

En el caso de los que están realizados con tres lamas, la primera es de madera noble, la que aporta la apariencia real, la segunda se compone de pequeñas tablillas cruzadas de pino que ayudan a multiplicar la resistencia del parquet y la tercera, situada en la capa inferior, está hecha de pino.

La gran diferencia que te ayudará a elegir si  instalar un suelo de parquet de una o más capas, será, -aparte, evidentemente del presupuesto que dispongas-, el grosor de la lama ya que cuando se acuchillan (se lijan) los pavimentos de parquet, se pierden unos 2 mm de madera, por lo que los de una sola lama permitirán más acuchillados, que las otras dos opciones. En cualquier caso, la capa visible de madera, deberá barnizarse para ofrecer mayor protección al suelo de parquet.

¿Cómo se mantiene un suelo de parquet?

 

Si has elegido un parquet con un acabado barnizado, el mantenimiento será mínimo, en cambio, en el caso de los encerados o acabados al aceite, será necesario nutrirlos cada 6-12 meses para mantenerlo en perfectas condiciones.

Utiliza jabones específicos para suelos de madera, para hacer la limpieza diaria, en lugar de los típicos multiusos, porque sí, aunque no lo creas, los suelos de madera natural, se pueden fregar, tan sólo necesitarás que la bayeta esté perfectamente escurrida.

 

Ten en cuenta que…

 

1-Al instalar un suelo de parquet sobre otro antiguo, el suelo se elevará, inevitablemente, unos milímetros, por lo que necesitarás rebajar las puertas, para que no rocen al abrir o cerrar.

2-Aprovecha la ocasión para instalar un sistema de calefacción radiante bajo el pavimento flotante. Su resistencia lo permitirá y conseguirás crear un espacio muy confortable.

3-Si manchas, por accidente, el suelo de parquet debes evitar que se absorba, usando lo antes posible un papel de cocina o similar.

4-Olvídate del vinagre, aunque es cierto que utilizándolo conseguirás avivar el color de la madera, con el paso del tiempo se come el barniz que la protege.

Seguro que con estas indicaciones te hemos ayudado a elegir correctamente para instalar un suelo de parquet (o eso esperamos). Al plantearte la reforma integral de tu vivienda, deberás plantearte cual son las acciones realmente imprescindibles para mejorar la distribución (como por ejemplo tirar paredes) así como tu calidad de vida (como cambiar los viejos suelos por uno acogedor de madera natural). Estas acciones deberán estar reflejadas en tu presupuesto reforma para que luego no haya ninguna sorpresa en cuanto a costes y calidades de los materiales utilizados.

¿Te has propuesto instalar un parquet en tu casa? ¿Cuáles son tus experiencias? Cuéntanoslo en la sección de comentarios.

Foto de la portada vía Unsplash – Foto ©Ian Scheinder

 

No hay comentarios

Publicar un comentario