fbpx
dormir bien en una cama en medio de la naturalza

Dormir bien, un regalo para la salud

¿Te cuesta dormir bien? ¿Llega el verano y la ola de calor y que te cuesta conciliar el sueño? ¿Te has preguntado alguna vez si puedes cambiar algo en tu dormitorio que te permita disfrutar de un sueño más reparador?

Si disfrutas de una cuarto con grandes ventanas y mucha luz natural puede que también tengas las desventajas de sufrir de los ruidos del exterior y del calor del sol…

Consejos para mejorar el confort en tu dormitorio y poder dormir bien:

 

Luz natural y cómo tamizarla

La luz natural y los grandes ventanales a través de los cuales disfrutar de unas buenas vistas son un regalo para la vista y la salud pero cuando se trata de dormir bien, la mayoría necesitamos crear una ambiente de oscuridad que nos permita relajarnos y dar señales al cuerpo de que es hora de desconectar. Para disfrutar de un sueño reparador, es importante disponer de cortinas o persianas que nos permitan jugar con la luz natural y, de esta manera, encontrar la atmósfera óptima para dormir bien. Si disponemos de mucha luz natural, porque nuestro dormitorio está expuesto al sur, podemos instalar cortinas dobles (unas más transparentes y otras más gruesas) para poder correrlas en función del sol que entre por las ventanas. Otra forma de oscurecer un dormitorio es mediante la instalación de persianas que permiten ventilar y dejan pasar cierta luz natural.

Puntos de iluminación cálida a varias alturas

Si no disponemos de mucha luz natural también podemos recrear una atmósfera acogedora y confortable para disfrutar de un sueño reparador, instalando varios puntos de luz cálida y a varias alturas, así podremos regular mejor la cantidad de luz en el ambiente.

Ventilar y hacer corrientes de aire

Otro de los puntos importantes para dormir bien es la temperatura del dormitorio que debería mantenerse entre 18 y 22 grados para no alterar el sueño. Para poder mantener una temperatura fresca que nos permita conciliar el sueño podemos instalar un aire acondicionado y dejarlo encendido unas horas antes para que refresque el espacio antes de irnos a dormir pero una de las soluciones más saludables es la instalación de un ventilador de techo que mueve el aire y mantiene los espacios ventilados a una temperatura saludable para dormir bien.

Cerramiento de las ventanas

Si disfrutamos de mucha luz natural en el dormitorio, habitualmente significará que nuestras ventanas dan a la calle y, por lo tanto, para dormir bien necesitaremos invertir en un buen cerramiento instalando una doble ventana o doble acristalamiento. De esta manera, además de reducir el ruido conseguiremos un ahorro económico al mejorar el confort térmico.

Mosquiteras

Llega el verano, la época del año preferida para muchos porque es sinónimo de vacaciones, días largos y mucha luz pero con el calor también llegan los mosquitos, las moscas y demás insectos perturbadores del sueño. Si queremos seguir durmiendo bien y no queremos dejarnos el presupuesto en aparatos mata bichos, podemos instalar una mosquitera sobre la cama y dormir a pierna suelta. ¡Bye bye mosquito tigre y primos cercanos!

Colchones de calidad

Es uno de los puntos clave para disfrutar de un sueño reparador: existen de varios materiales pero lo más importante es que se adapte a nuestra anatomía, sostenga firmemente nuestro cuerpo, sea transpirable y muy confortable. Existen colchones de muelles, colchones de espuma, colchones de látex o colchones viscoelásticos y lo mejor para escoger el más adecuado es probarlos ya que algunos son demasiado rígidos, otros más frescos y otros se adaptan mejor a nuestra espalda.

Sábanas orgánicas

Si el colchón es uno de los factores claves, también es importante para dormir bien cómo lo vestimos y por ello, si dormimos con sábanas de algodón en lugar de tejidos sintéticos disfrutaremos de un sueño más reparador.

Elementos electrónicos que perturban el sueño

Finalmente, si queremos dormir como reyes deberíamos evitar amontonar aparatos electrónicos cerca de la cama ya que estos desprenden calor y ondas electromagnéticas que pueden alterar nuestra capacidad para dormir bien. Además es recomendable no tenerlos en el dormitorio ya que su uso antes de ir a dormir estimula el cerebro inhibiendo de ese modo la producción de melatonina que es la hormona del sueño, produciendo insomnio y/o mala calidad de sueño.

¿Y tú, duermes bien? ¿Cómo has decorado tu dormitorio para que sea confortable y relajante?

Foto de la portada vía weheartit.com
No hay comentarios

Publicar un comentario