fbpx
porche, un tesoro para disfrutar

Tienes un porche, tienes un tesoro

Como si se tratara de una película, es muy sencillo imaginarnos tumbados a la sombra en un fabuloso porche, tomando unos refrescos o unas copas con los amigos, vigilando a los niños que corretean por el jardín o simplemente, viendo pasar el tiempo, durante las merecidísimas vacaciones (síiii ya están aquí!!!).

Aunque en las películas, -las americanas, especialmente- el porche está situado en la parte delantera de la casa, tenemos que reconocer que es un lujo contar con un espacio de estas características, esté situado, delante, detrás o en uno de los laterales.

Del mismo modo que sucede con los espacios de interior, la superficie destinada al porche, también debe estar distribuida y decorada de forma atractiva, para que podamos disfrutar de una superficie, al aire libre, acogedora y con personalidad. Por norma general, el uso más importante que se le suele dar a un porche, es el de la zona de relax, equipada con algún sofá, un par de sillones y una mesa de centro, eso sí, imprescindible que elijas piezas que soporten correctamente la intemperie aunque el porche esté parcialmente cubierto.

¿Cuáles son los muebles más adecuados para vestir el porche?

 

Encontrarás una variedad importante de mobiliario de materiales distintos para tu porche, terraza o jardín. Las fibras sintéticas que imitan el acabado del ratán, son uno de los materiales más utilizados gracias a su resistencia, relación calidad-precio y variedad de colores. Aunque a primera vista pueden parecer de ratán, se trata de metal recubierto de fibra trenzada sintética por lo que su resistencia al sol, la lluvia y el viento es muy notable. Podrás elegir entre distintos colores entre los que destacan el blanco, negro, beige o marrón, principalmente.

Su mantenimiento es relativamente sencillo, deberás quitar el polvo que se mete entre las fibras y utilizar un jabón suave y agua para mantenerlos en perfecto estado. Si lo necesitas, puedes dejarlos al aire libre todo el año, eso sí, guarda las colchonetas y cojines del asiento y el respaldo, para que no se estropeen.

Los muebles de aluminio

Son una muy buena opción para los porches de carácter más contemporáneo. Son muy ligeros, duraderos, no se oxidan y soportan correctamente la intemperie. Al tratarse de una pieza muy liviana podrás desplazarlos sin ningún tipo de dificultad.

De aluminio y textileno

Esta combinación de materiales te permitirá olvidarte, en cierto modo, del mantenimiento ya que se trata de un material sintético que sólo necesitarás limpiarlo con un paño húmedo.

Las fibras naturales

Este material orgánico cuentan con un encanto especial que puede convertir tu porche en un auténtico oasis de paz y relajación. Los puedes utilizar tanto para el exterior como para el interior, debes tener muy en cuenta, que no podrás dejarlos en el exterior demasiado tiempo ya que con la incidencia del sol y la lluvia, acaban estropeándose. Además, si por algún motivo se mojan, deberás secarlos.

De acero y textileno

Parecidos a los de aluminio, el acero es más pesado aunque los precios son más económicos que la opción aluminio-textileno.

Los muebles de teca

Son la mejor opción para los amantes de la madera y su calidez inigualable. Se trata de una madera muy resistente a la humedad y duradera. Los puedes utilizar tanto para el exterior como para el interior, tan sólo es necesario quitarles el polvo y limpiar con un jabón neutro. Eso sí, cada cierto tiempo puedes aplicar un aceite o cera específico para reavivar su tonalidad natural. Aunque no es la opción más económica, se acaban convirtiendo en una buena inversión.

Los muebles de hierro y forja

Una opción tradicional para vestir el exterior, Gracias a ellos conseguirás aportar una pincelada de romanticismo al espacio. Los de hierro tienen un aspecto más pesado y contundente mientras que los de forja darán mayor sensación de ligereza. Los encontrarás habitualmente pintados en tonos como el blanco, negro o verde inglés, pero no te será difícil descubrir opciones coloristas y de tendencia. Aunque el material aguanta las inclemencias meteorológicas, la pintura se deteriorará y tendrás que repintarlos de vez en cuando.

Los muebles de plástico, de resina en polipropileno o ABS

Son las piezas más baratas que encontrarás en el mercado para jardines, terrazas o porches. Los podrás encontrar en multitud de colores y diferentes diseños, son muy fáciles de limpiar aunque, si los dejas todo el año en el exterior, pierden su color y resistencia.

Si tienes suficiente espacio en tu porche no dudes en instalar también una zona de comedor de exterior y, si cuentas con una gran superficie, añade también unas tumbonas, una pequeña cocina o una barbacoa. ¡Una auténtica maravilla!

¿Cómo cubrir un porche?

 

El cerramiento superior de la zona del porche también es un aspecto importante a tener en cuenta, especialmente durante el verano; puedes cerrarlo completamente con una cubierta de obra, parcialmente con unas vigas, un toldo extensible o una vela, una de las opciones más utilizadas para los porches de estilo mediterráneo. (No te pierdas nuestro artículo 8 claves de la decoración de estilo mediterráneo).

El uso de pérgolas prefabricadas o diseñadas a medida son también una buena solución; de madera, hierro o aluminio, en función del estilo decorativo que quieras aportar a tu porche, podrás elegir entre una opción u otra. En cuanto a la iluminación, te ayudará a crear un ambiente muy acogedor. Si prefieres crear un espacio más étnico, utiliza un tipo de iluminación más cálida y tenue. Si prefieres una ambientación más actual, elige luces blancas.

Del mismo modo sucede con los colores, aunque en los porches y exteriores se utilizan a menudo, las tonalidades más serenas como los blancos, gris, piedra verdes o azules claros, por ser la opción que transmite mayor sensación de relajación, puedes decantarte por gamas cromáticas más atrevidas, especialmente para utilizar en complementos textiles y accesorios decorativos.

 

Foto de la portada vía Unsplash – Foto ©James García
No hay comentarios

Publicar un comentario