fbpx
Decoración de estilo industrial: lofts en Manhattan

Decoración de estilo industrial

Quizás tú eres uno de esos amantes de los materiales rudos y ásperos como el hierro, hormigón y el cemento, los espacios abiertos a doble altura, con techos altísimos y grandes ventanales aunque, seguro que te preguntas, ¿puedo aplicar el concepto de decoración de estilo industrial, también en mi piso?

No hace falta vivir en un espectacular loft neoyorquino para disfrutar de la decoración de estilo industrial, una de las tendencias en boga actualmente. Por supuesto que si tienes la suerte de vivir en un espacio de las características de un auténtico loft, lo tienes más fácil, pero, no lo dudes, si la decoración de estilo industrial es la que más te gusta, ¡adelante! Tan sólo necesitas aplicar alguno de los consejos que te explicamos a continuación.

Aunque muchos pueden pensar que se trata de un concepto excesivamente frío, el estilo industrial no es un estilo sin alma y basto, al contrario, se trata de una opción de marcado carácter bohemio y artístico.

 

Origen del estilo industrial

Esto se debe al origen del estilo industrial, creado a mediados del siglo XX, durante los años 50 en Estados Unidos, cuando los artistas, -pintores, escultores, y todo tipo de creativos-, salieron del centro de las ciudades buscando espacios amplios y diáfanos en los que compartir su vida privada y su profesión, por lo que comenzaron a instalarse en antiguas fábricas abandonadas, aprovechando los materiales existentes, como las vigas de hierro o madera, los grandes ventanales y las columnas de hierro fundido, elementos tan característicos de este tipo de espacios fabriles, para crear un estilo que es el que ahora denominamos estilo industrial.

Decoración de estilo industrial: origen en los estudios de artistas en Nueva YorkFoto vía elatelierdelaarquitectura.wordpress.com

 

Claves de la decoración de estilo industrial

Una de las primeras claves para crear una decoración de estilo industrial pasa por no esconder los materiales de construcción, al contrario, se trata de enfatizar su presencia, mostrar las vigas, las paredes de ladrillo visto, incluso los sistemas de ventilación, electricidad, tuberías y cañerías, etc…

Sigue con la elección del mobiliario. Si nos remontamos de nuevo a la década de los 50, podemos imaginar como esos artistas, equipaban sus lofts con poco presupuesto, por lo que utilizaban piezas de mobiliario de líneas muy simples y materiales tan primarios como la madera y el hierro.

Escoge piezas de madera sin tratar para la mesa de comedor o la mesa de centro con aplicaciones y perfiles de hierro, o diseña tú mismo un cabecero con piezas de madera recuperadas. Las ruedas, también de hierro, son un tipo de elemento que te ayudará a conseguir una decoración de estilo industrial, con carácter; también las mesas de centro o auxiliares personalizadas creadas a partir de tablones de madera y estructuras de acero darán un toque industrial además de adaptarse completamente a las medidas de tus espacios.

En cuanto a los complementos, utiliza relojes de gran formato para decorar las paredes, imágenes en blanco y negro de arquitectura, lámparas colgadas con sistemas de poleas o cuadros apoyados directamente en el suelo.

Los colores más utilizados para crear una decoración de estilo industrial, pasan por cualquier gama de grises, marrones y negros, aunque puedes añadir una pincelada de color más atrevido, en complementos y textiles.

¿Preparado para poner en marcha la maquinaria del estilo industrial? Deja volar tu imaginación y espíritu creativo y vuelve a la esencia de los bohemios de mediados del siglo pasado, gracias a la decoración de estilo industrial.

¿Te gusta la decoración de estilo industrial? Cuéntanoslo en la sección de comentarios.

Foto de portada vía lovingnewyork.es
No hay comentarios

Publicar un comentario