fbpx

Cabeceros originales: personalidad en el dormitorio

Los cabeceros son una de las piezas clave para vestir el dormitorio, -aunque no imprescindibles, ya que muchos prefieren prescindir de ellos-, cuando una cama está presidida por un cabecero, la decoración parece más completa.

Si echamos la vista atrás, muy atrás, podemos afirmar, -según algunos historiadores-, que los griegos fueron los primeros que colocaron algo parecido a un cabecero, de forma más o menos elevada, sobre el armazón que configuraba la cama, realizada con cuatro palos ensamblados.

Antes que los griegos, la civilización persa, tenían sus camas con baldaquinos cubiertos con muchos tapices. Estos baldaquinos estaban profusamente adornados con bordados, metales preciosos (oro y plata), marfil y perlas.

Dejaremos a un lado la historia y los cabeceros tradicionales, para enseñarte propuestas originales y muy personales, con las que incluso, tú mismo, podrás diseñar tu propio cabecero.

Cabeceros pintados

Una forma original y muy económica para crear un cabecero personalizado. En función del estilo que quieras aportar a tu dormitorio, puedes elegir un sistema más desenfadado o una propuesta más formal, utilizando únicamente pintura, una brocha, rodillo o un pincel.

Pon en marcha tu lado más creativo pintando la silueta de los clásicos cabeceros de madera y tela o formando un rectángulo en un color contrastado, sobre la pared. Los cabeceros pintados o en vinilo, dan un toque diferente y muy personal a la habitación.

Puerta o ventanas antiguas

Puertas, ventanas y pórticos antiguos como originales cabeceros: crea un dormitorio con un carácter especial utilizando antiguas puertas, ventanas, pórticos, espejos de gran formato o elementos estructurales restaurados, de forma que respetes la esencia original de la pieza, como si se tratara de un cabecero.

Si se trata de un elemento alto, procura fijarlo a la pared para evitar que haga contrapeso y venza sobre la cama. Evitarás sustos y disgustos.

 

Textiles como cabeceros

Alfombras de fibras vegetales, antiguos kilims, alfombras de vinilo, piezas de patchwork, etc.; utilízalas en lugar del tradicional cabecero para conseguir un dormitorio de estilo hippie chic.

Madera

Un sencillo tablero de lamas de madera, en vertical u horizontal, decapado en tu color favorito, te servirá para crear un cabecero de cama a medida. Mide el ancho de tu cama y encola las lamas cortadas sobre un tablero liso de DM, también cortado a la altura deseada. Pinta las lamas de manera uniforme o aplica un acabado envejecido, -no te pierdas nuestro artículo Decora con pintura decorativa para crear efectos sorprendentes-, déjalo secar y fíjalo en la pared. Fácil, rápido y económico.

Una buena alternativa diferente y ecológica para decorar la pared principal de tu habitación o crear un original cabecero pasa por utilizar tablas envejecidas; elije dejarlas en el estado original, teñirlas de colores o pintar una gran imagen sobre ellas. Sea cuál sea la opción que elijas, conseguirás un resultado sorprendente con el que impregnarás carácter y personalidad a tu dormitorio. Si te gusta la atmósfera que se crea gracias a este tipo de tablas de madera recuperada puedes colocar estructuras recubiertas a media altura o, en un acabado irregular, en la que cada lama tiene una altura distinta.

Remata el diseño pintando un mensaje sobre las lamas. Utiliza un lápiz que te sirva de guía para aplicar la pintura con un pincel más o menos grueso, en función de cómo quieres que se vea, el escrito.

Aprovecha un paseo por el bosque o una excursión para recoger algunas ramas con las que crear un cabecero de carácter orgánico. Tan sólo necesitarás fijarla en la pared con unas alcayatas y anudar accesorios o una guirnalda para crear además, un punto de luz ambiental muy sugerente a tu dormitorio.

Bambú

Diseña un espectacular cabecero utilizando cañas de bambú, en su color original o teñidas. Anuda cada vara entre ellas para crear un elemento compacto utilizando cuerda fina entrelazada; en función del largo de las cañas necesitarás asegurarlas, más o menos, para que queden bien sujetas.

Fotografías

Viste el cabecero de tu cama con fotografías o imágenes gráficas en blanco y negro; cuélgalas directamente en la pared, colócalas sobre una repisa o extiende una cuerda o cable para colgar las imágenes, sujetadas con pinzas.

Los fotomurales de gran formato se han convertido en una gran alternativa para sustituir a los cabeceros tradicionales, Diseños estandarizados o propuestas personalizadas creadas a partir de la digitalización de imágenes personales, decorarán con singularidad y estilo tu dormitorio.

Vinilos

No podemos olvidarnos de los vinilos decorativos como elemento de tendencia para decorar la pared principal del dormitorio; en blanco y negro o en color, los vinilos adhesivos renovarán el aspecto de tu habitación de manera fácil y muy económica. (Descubre nuestro artículo dedicado a los vinilos adhesivos: Vinilos decorativos que transforman tu espacio).

Palets

Por supuesto, no podemos dejar atrás el recurso de los palets, para diseñar ecológicos y originales cabeceros. Aunque se trata de una opción utilizada de forma recurrente, durante los últimos años, sigue siendo una de las más utilizadas, Si te decantas por diseñar tu cabecero con palets, no te olvides de lijar correctamente toda la superficie, para evitar las astillas de la madera. Eso sí, no te olvides de visitar nuestro post: Decorar reciclando: vida más allá de los palets…)

¿Cuál es la propuesta que más te gusta? Explícanoslo en la sección de comentarios.

Foto de la portada de ©Hervé Goluza vía hotelhenriette.com
No hay comentarios

Publicar un comentario