fbpx
Aislante térmico de tu casa para dormir a gustito

Aislante térmico: salud y economía doméstica a raya

Aunque en muchas ocasiones ni le damos importancia, debido a las suaves condiciones climatológicas que disfrutamos en nuestro país, un correcto aislante térmico nos permite mantener una buena temperatura en casa, sin tener que abusar de la calefacción, durante los meses más fríos del año. Tan sólo por el creciente interés en el medio ambiente y en soluciones sostenibles, además de la subida de los precios de la energía, empezamos a preocuparnos por mantener nuestros hogares bien aislados, de modo que el calor no se escape, hecho que nos obliga a utilizar la calefacción con mayor intensidad.

En algunas ocasiones, ya desde el proyecto de reforma, que puedes empezar a configurar fácil y gratuitamente con You Can Deco app, se suele intervenir en el aislante térmico para buscar las mejores soluciones que mejoren la calidad de vida de los usuarios ya que, una casa bien aislada y con soluciones constructivas transpirables puede evitar la aparición de alérgenos y mohos, perjudiciales para la salud.

Llegado a este punto seguro que te preguntas, ¿en qué consiste exactamente una casa bien aislada?

 

En muchos aspectos intervienen factores estructurales de la vivienda, a los que no tenemos acceso como la fachada, cubierta, y medianeras a través de las que se acumulan pérdidas de la temperatura interior que se traducen en un consumo energético mayor.

Aislamiento térmico exterior

Si vas a realizar una intervención de mayores características, en la totalidad del edificio, valora la posibilidad de crear un aislante térmico en la fachada, utilizando el aislamiento térmico exterior para fachadas, SATE (siglas que significan Sistemas para el Aislamiento Térmico por Exterior), que consiste en la integración de capas de distintos materiales aislantes colocados en la cara exterior del edificio mediante adhesivos y/o fijación mecánica, protegido por un revestimiento específico para el exterior. Una de las mejores soluciones para disfrutar de la mejor temperatura en el interior aunque de difícil instalación, ya que es necesario intervenir en la totalidad del edificio y, ya sabemos que en muchos casos, cuesta llevar a cabo este tipo de rehabilitaciones, cuando interviene una comunidad de vecinos.

Aislamiento térmico interior

Donde sí es posible intervenir en el aislante térmico sin tantos dolores de cabeza es en el interior, lógicamente: instalar una buena carpintería exterior con rotura de puente térmico y un vidrio adecuado en función de la situación y orientación de la misma se convertirá en una de las mejores soluciones.

Del mismo modo es posible aislar el interior de una vivienda creando cámaras en el interior, una intervención mucho más sencilla y económica que los aislamientos por el exterior, reforma que puede acometerse en una sola vivienda sin tener que buscar la complicidad de la comunidad de vecinos, con la que además, se evitarán los problemas de humedad en casa.

 

Vidrios con cámara

El uso de vidrios con cámara o doble acristalamiento se han convertido en una de las mejores soluciones para funcionar como aislante térmico efectivo. Se trata de vidrios formados por dos hojas separadas por una cámara intermedia de aire deshidratado sellada herméticamente que sirve para aumentar el aislamiento térmico. La cámara de aire reduce la transferencia de calor entre el exterior y el interior. Por lo que si vas a reformar tu casa, no lo dudes y elige este tipo de acristalamiento para tus ventanas.

Probablemente, en estos últimos días de un verano especialmente caluroso ni te lo planteas pero, cuando llegue el frío invernal, tu salud y tu bolsillo lo agradecerá. Cuando tengas que plantearte pedir un presupuesto reforma para calcular cuanto te costará renovar tu casa, es importante que valores bien qué tipo de aislante térmico vas a instalar para protegerla del frío y del calor.

Foto de la portada vía tugoldenretriever.com

 

No hay comentarios

Publicar un comentario